Te despertaste, te apresuraste a desayunar solo para sentarte en el tráfico. Tuvo un día largo y estresante en el trabajo y le resulta difícil relajarse una vez que haya regresado a casa. No busque más para aliviar su estrés e insomnio. Aquí hay cinco posturas de yoga para ayudarlo a dormir como un bebé.

  • Pliegue hacia adelante de pie: elija una postura estrecha o ancha. Siéntase libre de doblar las rodillas y doblar el torso sobre los muslos. Las manos pueden estar donde sea que se sientan cómodos, intente alcanzar la tierra, agarrando los codos opuestos o los dedos gordos de los pies. Involucre a los muslos internos y pise los pies. Suelta la cabeza, el cuello y los hombros. Toma 10 respiraciones aquí, involucrando completamente el cuerpo de la espalda. Esta pose es ideal para el insomnio, dolores de cabeza y relajación general.
  • Legs Up The Wall: esta postura no solo lo ayudará a relajarse sino a rejuvenecer su cuerpo al aumentar el flujo de sangre hacia su cabeza. Acuéstese boca arriba con el trasero tan cerca de la pared como sea posible. Coloca las piernas rectas en la pared y siéntete apoyado en la postura. Siéntase libre de usar accesorios como una manta debajo del sacro o una almohada para los ojos.
  • Postura del niño de piernas anchas: desde una posición de rodillas, junte los dedos gordos de los pies con las rodillas anchas. Extiende tus brazos hacia adelante, siéntate sobre tus talones. Active sus brazos empujando sus palmas hacia la tierra. Descansa la frente en el suelo y respira profundamente. Concienciar sobre la expansión y contracción de los pulmones en los muslos. Siente cómo se expande el cuerpo de la espalda y la liberación de la espalda baja. Esta pose es una calma increíble para el sistema nervioso central.
  • Ángulo encuadernado reclinado: recuéstese sobre la espalda, doble las rodillas y junte las plantas de los pies. Siéntase libre de usar accesorios para hacer de esta una experiencia completamente restauradora, tal vez colocando una almohadilla debajo de la columna vertebral / sacro, una manta debajo de la cabeza y bloques debajo de las rodillas. Permítete relajarte en esta pose y experimentar todos sus beneficios relajantes.
  • Postura del cadáver: recuéstese sobre su espalda, con una columna y pelvis neutrales. Los pies pueden estar separados al ancho de los hombros o ligeramente más anchos. Los brazos están extendidos con las palmas hacia el techo. Relaja la mandíbula, el cuello, los hombros, las caderas, las pantorrillas y los pies. Esta es una pose de quietud no solo física, sino mental. Experimente esta quietud tranquila durante al menos 5 minutos, tal vez debajo de sus mantas justo antes de acostarse.

Intente apagar sus dispositivos electrónicos al menos 30 minutos antes de acostarse para ayudarlo a relajarse. Recordatorio: ¡los accesorios son tu amigo! Úselos cuando y como quiera para ayudarlo en su experiencia de la postura. Permanezca en estas posturas durante un par de minutos cada una, concentrándose en dar a conocer la respiración. También es posible que desee probar la respiración nasal alternativa. ¡Experimenta y encuentra lo que funciona para ti! Escucha a tu cuerpo y hará el resto.

Om Shanti.