Dolores y dolores por agonías mentales: no hay una dolencia con la que el yoga no pueda ayudar. Entonces, ¿por qué dejar su lugar de trabajo fuera del circuito?

La investigación y la lógica exaltan las virtudes de demostrar cómo beneficia la mente, el cuerpo y el alma, llevando el yoga a la oficina y, por eso, el éxito y la productividad en el trabajo. Algunos de estos beneficios son literales, mientras que otros afectan el medio ambiente y el espacio de trabajo a través del cambio de conciencia que el yoga brinda a sus profesionales.

Aquí hay siete lecciones de Yoga para aumentar la productividad.

1. Enfoque y atención mejorados

Practicar El enfoque de meditación y las técnicas de ejercicios que involucra, y el yoga ayuda a mejorar la atención y la conciencia, agudizar el cerebro y mejorar tu enfoque cuando. No solo estarás más alerta y creativo, sino que también podrás detectar esos inconvenientes.

2. Estado mental mejorado

Yoga trabaja para mejorar su mente, cuerpo y alma al lograr un equilibrio entre ellos y armonizarlos entre sí. Esto da como resultado un estado más relajado de ser, mental, emocional y físicamente, y nos orienta a un estado mental más activo y seguro, algo que nos puede llevar a través de los días más difíciles y los desafíos y es invaluable en el trabajo.

3. Compasión y justicia

Yoga Y aprender a hacer neutralmente los ejercicios de meditación cambia nuestra atención de la identificación con uno mismo y observamos sin prejuicios el mundo que nos rodea. Esto nos hace mucho más compasivos y comprensivos no solo de nuestra situación, sino también de aquellos experimentados por clientes, colegas e incluso desconocidos, lo que genera relaciones más armoniosas y dinámicas de equipo que son más fuertes.

4. Respira mejor

Your Breath es un generador de energía, vitalidad, atención y productividad. El yoga te enseña a aprovechar tu respiración para modular, despejar e incluso encender tu mente, cuerpo y niveles de energía a medida que avanzas durante el día, sin necesidad de abandonar tu escritorio, a través de una serie de ejercicios de respiración llamados ‘pranayama’. usted es más productivo al ayudarlo a responder de manera más positiva y mantener el estrés a raya y de manera proactiva a los desafíos que se le presenten.

5. Calma en medio del caos

Para domar un escenario en el que todo parece estar en llamas, se mantiene el secreto para no dejarse llevar por él y devolver todo a un estado más tranquilo y sereno. A menos que seas un yogui practicante equipado con técnicas y conocimientos, sin embargo, esto no siempre es fácil. Anclado en la atención plena, el yoga te ayudará a descubrir la calma sin hacerlo, lo que hace que sea mucho más fácil controlar las cosas.

6. Menos productividad que revienta dolores y molestias

Una práctica regular de yoga mantiene el cuerpo flexible, flexible y en forma, lo que hace que sea mucho más fácil sentarse en su escritorio o permanecer de pie durante horas sin perder integridad física o concentración. Con dolores molestos para interferir e interrumpir su tiempo en el trabajo y sin dolores, el trabajo seguramente será mucho más ágil y productivo.

7. Autodisciplina más fuerte

El yoga viene con muchas posturas y posturas, tipos que requieren Esta paciencia y dedicación, que invoca Yoga, se extenderán a su vida laboral, lo que lo convierte en una adición al equipo mucho más fuerte, mucho más productiva y comprometida.