La tierra de los Hobbits, la naturaleza espectacular, un paraíso para el surf y el sueño de todos los entusiastas de la naturaleza, Nueva Zelanda a menudo tiene una mala reputación por ser remota y difícil de alcanzar, y mucho menos atravesarla. Sin embargo, la realidad de viajar a esta porción del Edén y explorarla es bastante diferente, lo que ha sido confirmado por numerosos viajeros que le han dado una oportunidad justa en sus listas de deseos. Si está ansioso por ir, pero tiene la tentación de no hacerlo por el mero miedo de no poder moverse con facilidad, estamos aquí para hacer algo que rompa los mitos, con el apoyo de los hechos, por supuesto.

Aquí hay varios consejos que puede usar para hacer que sus viajes a Nueva Zelanda sean mucho más cómodos, mejor organizados y más emocionantes, para que pueda eliminar algunas de esas frustraciones de viaje comunes y centrarse únicamente en divertirse y hacer recuerdos.

Trae tu propio viaje

Los nómadas digitales, los trotamundos y todo tipo de trabajadores itinerantes reconocerán instantáneamente el beneficio de este enfoque en particular. En primer lugar, si tiene la intención de estar en Nueva Zelanda durante más de unas pocas semanas, o incluso más de un par de meses, entonces tiene sentido confiar en su propio automóvil o en una autocaravana, lo que sea más adecuado para su estilo de vida.

Tienes dos opciones: transporta tu auto con usted desde su país de origen, o compre uno cuando llegue. Ambas opciones tienen sus ventajas, pero al final del día, tendrá un vehículo a su disposición para cada picnic, expedición por la naturaleza y compras de comestibles que elija programar en su propio tiempo.

Considere obtener un alquiler

Aunque normalmente no piensa en Australia y Nueva Zelanda como los destinos más asequibles, alquilar un vehículo durante la duración de su estadía podría ser lo mejor que puede hacer para su presupuesto general de viaje. En Nueva Zelanda, tienes varios opciones de alquiler de coches baratos a su disposición, incluso cuando planea viajar de una isla a otra y explorar ambas partes del territorio de Nueva Zelanda.

Como tierra ecológica, también tendrá la opción de vehículos híbridos para minimizar su huella de carbono y salvaguardar el precioso entorno del que los lugareños están tan orgullosos. Si planea viajar con niños, también puede mirar diferentes vehículos con altas calificaciones de seguridad, para que pueda tener la tranquilidad sin importar a dónde vaya.

Usa el ferrocarril

Una de las formas más seguras y más zen de viajar por este encantador país es definitivamente en tren. Su ferrocarril bien desarrollado, sus habitantes amigables y sus impresionantes paisajes se combinan en una maravillosa aventura que puede tomar tanto solo como con sus compañeros de viaje: el nivel de comodidad sigue siendo el mismo.

De hecho, incluso si va a Nueva Zelanda con su propio automóvil, reserve algunos viajes en tren mientras esté allí. Las vistas por sí solas serán más que suficientes para mantenerte ocupado de un destino a otro. El famoso sendero alpino de Tranz es una de esas experiencias dignas de una lista de deseos que debes disfrutar, ya que el interior es tan hermoso como las regiones costeras que tendrás la oportunidad de explorar.

Pon tus piernas a trabajar

No ha estado en Nueva Zelanda a menos que se haya permitido ver sus mejores rincones a pie, ya que todos los excursionistas devotos estarán de acuerdo. El país está literalmente plagado de pistas y rutas de senderismo perfecto para excursionistas de todos los niveles, todo lo que se necesita es investigar un poco dependiendo del tiempo y la duración de su viaje, y está listo para comenzar. La ruta del glaciar Rob Roy en el Parque Nacional Mt Aspiring, Key Summit en el Parque Nacional Fiordland y Routeburn Falls Hut en el Parque Nacional Mount Aspiring se pueden recomendar como mejores destinos de senderismo en Nueva Zelanda.

Foto vía Pexels.

Incluso los novatos entre ustedes pueden probar este tipo de viaje, ya que pueden unirse a recorridos guiados a pie y senderos para mochileros que lo llevarán a algunos de los segmentos de paisajes más impresionantes del país. De hecho, verlos de esta manera tan cercana y personal es la mejor manera de experimentarlos. El consejo más importante aquí es estar al tanto de las diferentes condiciones climáticas, así que prepárate para los veranos calurosos en caso de que elijas explorar Nueva Zelanda en esa época del año, y siempre pide consejos a los guías locales sobre cómo prepararte.

Aprende todo sobre sus viajes aéreos

Si esta es su primera visita, se sorprenderá al saber que Auckland no es el único aeropuerto, aunque es el más concurrido, tiene a su disposición. De hecho, con alrededor de 25 aeropuertos diferentes y numerosas aerolíneas internacionales y nacionales que vuelan regularmente dentro y fuera del país, puede aprovechar al máximo su tiempo allí si salta de una parte del país a otra a través de un avión.

Tenga en cuenta que los vuelos locales pueden agotarse muy rápidamente teniendo en cuenta el hecho de que tienen llanuras más pequeñas disponibles, por lo que siempre consulte su itinerario con suficiente antelación si planea hacerlo. usa el vuelo como tu modo de viaje clave mientras estás allí Reserve con anticipación, asegúrese de cubrir todos los costos (porque el equipaje y la comida pueden costar más), y le resultará fácil viajar por todo el país.

La belleza de Nueva Zelanda sin duda merece toda su atención, por lo que es mejor que sus planes de viaje sean lo más claros posible desde el principio, mucho antes de zarpar. ¡Use estos consejos para diversificar sus modos de viaje y disfrute su viaje a esta majestuosa tierra del Pacífico Sur!