Intel lanzó el miércoles una nueva familia de procesadores convencionales, un paso importante para la compañía que ha tenido problemas para mantenerse en un mercado cada vez más definido por los dispositivos móviles.

Los chips se conocían anteriormente por su nombre en clave «Skylake», pero con su lanzamiento ahora se denominan procesadores Intel Core de sexta generación.

Son el producto de cuatro años de desarrollo en Intel y comenzarán a aparecer en nuevas computadoras de escritorio, portátiles y tabletas antes de fin de año. Llegan justo después de que Microsoft lanzó su nuevo sistema operativo Windows 10 y la industria de las PC espera que eso lleve a los consumidores a comprar nuevas máquinas.

El vicepresidente senior de Intel, el Sr. Kirk Skaugen, tiene el ojo puesto en el mercado de las actualizaciones: «Hay más de mil millones de PC que tienen más de tres años», dijo en una conferencia de prensa en Berlín.

Pero Microsoft ha estado haciendo hincapié en que Windows 10 funciona bien en el hardware de la generación actual, y ya pasaron los días en que los nuevos procesadores aumentan las tareas cotidianas como el correo electrónico y la navegación web.

Para muchos usuarios, los mayores beneficios de los nuevos chips vendrán de un menor consumo de energía que brinda una mayor duración de la batería y computadoras portátiles más delgadas.

Intel también enfatiza los beneficios en el rendimiento de video, esperando que los consumidores vean la necesidad de que los chips reproduzcan video 4K, aunque todavía no hay mucho contenido disponible con esa resolución.

Kirk Skaugen, vicepresidente senior de Intel, muestra una oblea de procesadores Intel Core de sexta generación en la feria IFA en Berlín.

Los nuevos chips vendrán en más de 50 variaciones diferentes que podrían hacer que los consumidores se rasquen la cabeza.

Los chips Core i3, i5 e i7 estarán destinados a máquinas convencionales; los Core m3, m5 y m7 son para tabletas y computadoras 2 en 1. Luego están los chips Core i5, i7, m5 y m7 adicionales con el sistema de seguridad vPro de Intel y una nueva versión del procesador Xeon para uso móvil.